CÓMO ABORDAR LA SALUD MENTAL Y SEÑALES DE ADVERTENCIA

Cambios en los jóvenes:

Los jóvenes pueden pasar a través de diferentes cambios a medida que crecen. Plantear temas delicados y resolver los problemas que surgen en el camino puede ser desafiante para ellos.

A menudo puede ser difícil como padres saber la diferencia entre comportamiento normal, como mal humor ocasional e irritabilidad, y un emergente problema de salud mental.

Si una persona joven desarrolla un problema de salud mental es importante que obtengan el apoyo de la familia, amigos y profesionales de salud.

Salud mental y señales de advertencia:

La buena salud mental consiste en poder trabajar y estudiar con todo fondo el potencial, hacer frente a las tensiones de la vida diaria, involucrarse con la comunidad y vivir la vida de una manera libre y en forma satisfactoria.

Una persona joven que tiene buena salud mental cuenta con bienestar emocional y social y con la capacidad para enfrentar los cambios y desafíos.

Sentirse triste, tenso, enojado, ansioso o de mal humor son emociones normales para los jóvenes, pero cuando estos sentimientos persisten durante largos períodos de tiempo, o comienzan a interferir con su vida diaria, pueden ser parte de un problema de salud mental.

Si se cree conocer a un joven cuya salud mental se interpone en el camino de su vida diaria, es importante que ellos sepan que se está ahí para apoyarlos.

Señales de que un NNA puede estar teniendo problemas:
  • No disfrutar o no querer participar en cosas que normalmente disfrutarían.
  • Cambios en los hábitos de apetito o sueño.
  • Irritarse fácilmente o enojarse sin motivo.
  • Su rendimiento académico no es tan bueno como debería ser o como una vez fue.
  • Se involucran en comportamientos de riesgo que ellos normalmente evitarían, como el consumo de drogas o alcohol.
  • Experimentan dificultades con su concentración.
  • Aparecen extraordinariamente estresados, preocupados, decaídos o llorando sin motivos.
  • Expresan pensamientos negativos, angustiosos, extraños o inusuales.
Cuando alguien de la familia tiene un problema de salud mental:
  • Hay que mantener la comunicación abierta, mostrar empatía y no emitir juicios.
  • Estar disponible sin ser intrusivo o "agresivo".
  • Pasar tiempo con la persona. Mostar interés en sus actividades y animarlos para hablar sobre lo que sucediendo en su vida.
  • Tomar seriamente los sentimientos de la persona.
  • Fomentar y apoyar amistades positivas.
  • Fomentar actividades que promuevan la salud mental, como el ejercicio, saludable comer, dormir regularmente, y hacer cosas que la persona disfruta.
  • Dar retroalimentación positiva.
  • Hacer saber a la persona que se le quiere.